Vende tu piso, paso a paso

Vende tu piso, paso a paso

¡Vender tu piso de forma rápida es posible!

Cuando decidimos vender nuestro hogar un buen ejercicio es recordar lo que nos enamoró de la vivienda y hacer que los posibles compradores puedan ver en la propiedad las mismas virtudes que nos hicieron decidir por su compra.

1- Antes de vender tu piso, analiza todos los desperfectos:

El paso de tiempo y el uso provoca pequeños desperfectos en los hogares, es necesario revisar enchufes, lámparas fundidas, agujeros en las paredes, techos, suelos desgastados, grifos, ... y repararlos antes de comenzar con el ciclo de vistas. El mal funcionamiento de algún equipamiento de la vivienda puede suponer un input negativo que penalice directamente en el precio de oferta del comprador.

 

2- Si quieres vender tu piso de forma rápida, opta por los colores neutros:

Pintar en colores neutros y claros hará que las estancias ganen en luminosidad y aumentará la sensación de espacio.

     

    baño / bany / salle de bains / bathroom

3- Estudiar el espacio de almacenamiento, un factor clave para vender tu propiedad

Ordenar estantes, despacho, ropa, juguetes de los más pequeños, ... y si es posible trasladar aquellos objetos que no se necesita tener a mano. El potencial comprador quiere saber que tendrá suficiente espacio de almacenamiento a su nuevo hogar y esta sensación quedará reforzada si ven que el actual propietario mantiene las estancias ordenadas.

 

4- Los pequeños detalles, determinantes en la toma de decisiones por parte del comprador

Los baños y la cocina son los dos espacios que más atraen la atención; es recomendable aplicar lechada a las juntas, revisar la silicona y que cristales y mármoles estén relucientes. Los productos de higiene personal, utensilios y pequeños electrodomésticos deben quedar retirados de la vista. 

5- Retira muebles y objetos innecesarios: 

Despersonalizar se trate de retirar recuerdos personales como fotografías y dejar pocos elementos decorativos como jarrones y cuadros, únicamente los necesarios para no dar la sensación de vacío. También es importante retirar muebles que puedan ser demasiado grandes o corten el paso, ya que darían la sensación de empequeñecer el espacio.

 

Si durante el proceso de venta se continúa viviendo en la vivienda, se debe tener presente que la inmobiliaria puede concertar una visita en cualquier momento con un potencial comprador. Justo antes de la visita hay que levantar persianas y abre cortinas para que entre la máxima luz natural.

 

Contáctenos sin ningún compromiso para descubrir otras técnicas de marketing inmobiliario para vender su hogar al mejor precio.