¿POR QUÉ INVERTIR EN ANDORRA CON MADRIU REAL ESTATE?

Invertir en andorra

A pesar de que es uno de los países más pequeños del mundo, ya sea por su singularidad o bien por su estratégica ubicación, a medio camino entre España y Francia, Andorra es un país que no pasa, en ningún caso, desapercibido. Así, la marca Andorra ha ido creciendo hasta posicionarse actualmente como uno de los países más atractivos para invertir en todo el mundo. En primer lugar, y como principal atractivo para el inversor extranjero, invertir en Andorra es sinónimo de hacerlo en un país con un gran potencial en el ámbito turístico y comercial.

En este sentido, se podría decir que Andorra es uno de los pocos países capaz de mantener la temporada alta durante casi todo el año, siendo uno de los principales destinos para el turista europeo durante los meses de invierno, pero también posicionándose como un polo de atracción más que notable para miles de turistas durante el verano.

Además, otro de los principales reclamos turísticos del Principado es, por supuesto, su gran oferta comercial, atractiva no sólo por la variedad de productos y servicios, sino también por un ventajoso marco impositivo.

Un entorno natural envidiable, un potente tejido comercial, destino turístico de primer nivel, calidad de vida... Gracias a todos estos aspectos, Andorra se ha convertido en la actualidad en uno de los focos de inversión más importantes de toda Europa, y no es para menos. Te explicamos el porqué.

 

Significativos beneficios fiscales para invertir en Andorra

¿Y a qué se debe este interés en aumento para invertir en Andorra? La respuesta se encuentra en las facilidades fiscales que obtienen los inversores cuando llegan al Principado. De hecho, según datos facilitados por la prestigiosa consultora internacional Bradley Hackford, en 2017 Andorra fue el segundo país más atractivo para invertir, justo por detrás de Malta. El estudio tuvo en cuenta, además de las condiciones fiscales del Estado, la calidad de vida, la situación geográfica y la seguridad jurídica y física del país. En este sentido, si eres inversor, el Principado también ofrece muchas facilidades para regular tu actividad, puesto que por ejemplo, permite obtener el permiso de residencia pasiva realizando una inversión mínima 400.000 euros.

Además, la seguridad ciudadana, la estabilidad jurídica, la educación, la sanidad y, en definitiva, los altos índices de calidad de vida que ofrece Andorra, son también otras aspectos muy valorados entre los inversores. Así mismo, la vida en Andorra es más rentable que en comparación en sus países vecinos, Francia y España, puesto que incluye un Impuesto General Indirecto (IGI) de tan sólo el 4,5%, siendo uno de los más bajos del continente. Además, los residentes también abonan unos impuestos sobre la renta muy inferiores a la media otros estados europeos.

Por su parte, los empresarios y accionistas también se ven beneficiados de las singularidades fiscales que ofrece Andorra. De este modo, el tipo impositivo nominal y máximo del impuesto de sociedades es de tan solo un 10%, llegando a porcentajes incluso menores en caso de poder beneficiarse de deducciones concretas. Por otro lado, la tributación es otro de los aspectos que hace de Andorra un país ideal para la inversión. En este sentido, los dividendos distribuidos por sociedades a residentes andorranos están exentos de tributación.

Beneficios fiscales Andorra
 

Invertir en Andorra, sinónimo de hacerlo en un sector inmobiliario en crecimiento

Siendo un país con un atractivo turístico y comercial relevante, es una realidad que el Principado ofrece una oportunidad única para invertir en bienes inmuebles de todo tipo. Andorra es un país con una geografía muy particular que permite obtener oportunidades inmobiliarias exclusivas, muy interesantes para los particulares. Así, con Madriu Real State De este modo, queda claro que invertir en Andorra es hacerlo con las garantías de apostar sobre seguro, en un país lleno de oportunidades para la inversión, con una economía estable y en constante crecimiento, en un emplazamiento único cómo son los Pirineos andorranos.